El fin de la pirámide y el regreso de las historias

El fin de la pirámide y el regreso de las historias

Alejandra García
Categoría(s): PUBLICIDAD
Publicado Jan 10, 2018

Casi podemos asegurar que cuando comenzamos a escribir, nos enseñaron con la famosa pirámide: “cubre las preguntas más importantes, qué, cómo, cuándo, dónde, por qué y para qué al inicio del texto porque los lectores “pierden interés rápidamente”. De ahí, había que continuar con información menos relevantes y así hasta terminar.


Lo mismo sucedía con otro tipo de discursos, sin embargo, conforme pasa el tiempo y se imponen nuevos estilos, formatos y plataformas, la pirámide ha quedado obsoleta. Aunado a ello y al resurgimiento del storytelling, nuevas estructuras se abren paso para conquistar a usuarios y consumidores que pasan más tiempo online que offline.


Como siempre, lo primero que hay que tomar en cuenta a la hora de escribir es el propósito: para qué escribimos. De ahí, Según Chadwick Martin Bailey, expertos en estrategias de mercado desarrolladas a partir de datos, la característica que distingue a las piezas que más se comparten es que sean entretenidas e interesantes (72%). Luego, hay que pensar en la historia que queremos contar y considerar a nuestros seguidores o audiencia.


Por otro lado, Ann Wylie, fundadora de Wylie Communications, sugiere que la pieza debe ser útil y fácil de leer. Esto no significa que el contenido sea simple o trivial, sino que debe ser escaneable para el lector: valerse de elementos gráficos e incluso de espacios en blanco para facilitar la lectura y su comprensión.



Ya que la pirámide ha quedado atrás, entonces ¿qué estructura o formato utilizar? Wylie recomienda el llamado “feature” o estilo de reportaje con una introducción, cuerpo y conclusión bien definidos para “enganchar” al lector de principio a fin y comunicar el mensaje deseado de una manera efectiva y creativa.


Introducción

La frase inicial debe ser provocativa, que incite a la lectura. Se pueden utilizar recursos como juegos de palabras, descripciones, metáforas, anécdotas o datos estadísticos pero olvídate de las citas o las frases célebres.

Asimismo, debe incluir un resumen o abstract del mensaje más importante.

Dale a tus lectores antecedentes o contexto de la situación.


Cuerpo

En esta parte puedes abordar el contenido de acuerdo a la ubicación de los acontecimientos, temas o subtemas, cronología o a nivel jerárquico.

Recuerda que puedes utilizar bullets o numeraciones para hacer la lectura más sencilla.


Conclusión

Para terminar, procura que tu kicker sea tan interesante y provocativo como tu introducción.

La conclusión o cierre debe ser la parte con la que completes el círculo de la historia y de tu mensaje principal. Deja a tu audiencia con un buen sabor de boca.


Esta estructura se recomienda sobre todo para comunicar resultados de encuestas, historias de éxito (anteriormente casos de estudio) y para las famosas “tip-sheets”. Finalmente, no olvides hacer tu texto concisa; no tienes que escribir muchas palabras para contar una buena historia. Recuerda que en muchas ocasiones, “menos es más”.


¿Cuáles son tus tips de escritura más efectivos?

¡Gracias!

Te estaremos informando de nuevos artículos en nuestro blog.

Mish-Talks
Suscríbete
a nuestro blog
MishTech